Desde hace mucho tiempo que quería volver a escribir pero no encontraba tiempo para hacerlo, hasta hoy que es mi 3er día de encerrón por al COVID y organizando fotos me encontré con varias sobre un bikepacking que lo hicimos hace algunos meses y  lo llame “bikepacking las nubes”

Salimos 6 aventureros a explorar los cerros fríos y a dormir sobre las noches estrelladas, entre la sierra y la costa. Lamentablemente llegamos 4 a nuestro destino y ahora les cuento porque……

El cajas es un lugar en el que no está permitido pedalear es por eso que tuvimos que rodearlo y subir  por el macizo para poder llegar a nuestro destino que sería Carhua y luego Cañar.

Dia 1 : 10km en  6 horas , siiiii pueden creerlo?? la subida era tan empinada que no podíamos pedalear tuvimos que empujar casi todo el camino.

yo tengo  problemas con mis rodillas y hacer pushingbike no ayuda , pero la vista era tan hermosa que solo seguía y seguía sin quejarme, por donde nos llevaban nuestros Guías Hulk y Samara , grandes amigos con los que hemos compartido buenos bikepackings.

Después de los 10km decidimos pasar la noche en un lugar mágico donde un amigo tenia una cabaña y nos había prestado las llaves en caso  de que se nos hiciéramos tarde para llegar a Carhua, así que descansamos y pasamos la noche en este increíble lugar.

Dia 2: Salimos hacia Carhua y dejamos este lugar tan hermoso al que espero regresar !

Serian 32km hasta nuestro destino, empezamos a subir y subir y ahí es cuando el paseo se convirtió en el bikepacking sobre las nubes , estábamos sobre  los 4 mil y el paisaje se volvía un sueño , era un colchón de nubes.

 Pero mientras empezamos a bajar yo me quede tomando una foto , todos se adelantaron un poco y cuando empecé a bajar vi a Samantha en el suelo, se había caído y estaba abierta su frente, casi paniqueo pero me tranquilice para poder ayudar , mientras le gritaba a su mama ( Samara ) que esperaran , al fin nos escucharon y tuvieron que subir corriendo a vernos , por suerte ella siempre carga su botiquín (después de esto ahora yo también siempre llevo un botiquín a todas mis salidas ) y pudieron limpiar la herida.

Samanta y sus papas

Pero la herida estaba grande y tenían que coserle, así que con Felipe seguimos bajando para buscar una camioneta que subiera a rescatarla , pero fue imposible , no se imaginan el lugar que era, estábamos solos en una montaña en medio de la sierra y la costa , la vegetación empezaba a cambiar y podíamos ver ya abajo a  la troncal pero no había rastro de carros ni personas , empezábamos adentrarnos en la nubes y el espesor de la neblina no nos dejaba casi ni vernos , hasta que llegamos a Carhua, un pueblo tipo costeño con máximo 7 casas y la infaltable iglesia.

Carhua

Al llegar la gente se asombro de vernos bajar de la montaña y en bicicletas pero como casi siempre en estos pueblos la gente es muy amable , una camioneta subió a buscar a nuestros amigos pero el camino era muy malo y tardaron muchísimo en bajar ,hasta eso aproveche y les enseña a manejar bicicletas a unas chicas que vivían en el pueblo, ellas nunca se habían subido en una bici y nose quien era mas emocionada si ellas en aprender o yo en enseñarles.

Hasta que casi llego la noche y por fin llegaron , Samanta debía ir a un hospital y nose como, pero nuestro amigo Pita llego en su 4×4  a este pueblo que literal es en medio de la nada, Mama e hija regresaron en carro a Cuenca y nosotros debíamos dormir ahí para terminar nuestro viaje hacia Cañar al día siguiente. La gente nos presto la entrada a su casa donde armamos la carpa y dormimos delicioso después del susto y de horas de pedalear.

Dia 3 :  Estábamos ya en la costa  ahora nos tocaría subir hasta un pueblo llamado Gualleturo,  pero la subida fue de las mas largas y calurosas en las que he pedaleado , me daban esos golpes de calor que solo los he sentido en África, que empiezas a tener escalofríos de tanto calor, les ha pasado ? y cuando estábamos ya muy arriba pudimos ver un paisaje nuevamente increíble , pedaleábamos sobre las nubes nuevamente.

Viendo al imponente Chimborazo que nos saluda desde lejos.

Vista del Chimborazo

 Seguimos nuestra travesía hasta  Jalupata  otro de los pueblos que no sabia que existían, pero ya estábamos exhaustos habíamos pedaleado 54km con 1600 de desnivel así que decidimos parar a descansar.

y llamar a Samara para que venga a nuestro rescate, créanme que subir 1700 con bicicletas cargadas y con cambios de temperaturas extremas es durísimo , el plan era llegar a Cañar pero no lo íbamos a lograr además ya nos cogía la tarde , seguimos pedaleando hasta que encontráramos a Samara en el camino y cuando la vi sentí un alivio inmenso.

Nuestro bikepacking sobre las nubes había terminado , 3 días de pedal con paisajes maravillosos que te hacen agradecer el vivir en este país  y poder tener estas experiencias con amigos increíbles.  Y claro el tener una pareja con quien compartir todas estas aventuras es grandioso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s